domingo, enero 09, 2005

Jo

Era simplemente que no se tenían paz, se saturaron tanto del equilibrio preso, falso, y el espanto de no saber romper con todo lo hermoso que ya fue. Era más cuestión de falta de sinceridad, suerte de oscuridad, un transformador en soledad. Llegó la implosión, el trecho amargo de la desesperanza.

3 comentarios:

luanna dijo...

me vas a perdonar???

luanna dijo...

y será acaso realmente que una implosión es mucho peor que una explosión...? no lo dudo...

borloros dijo...

Es simplemente que se merecen más. Era necesario preservar lo hermoso antes de despedazarlo hasta que no quedara nada. No hay desesperanza en lo nuevo por andar. Prefiero las explosiones.