viernes, noviembre 11, 2005

Litogénesis




Pocas veces reorganizo mis cosas. prefiero dejarlo todo como
está, sedimentándose en un interesante proceso de litoformación. Como sabes, las rocas sedimentarias pueden tener varios destinos, en dependencia, fundamentalmente del lugar donde estén ubicadas.

Si durante su formación, el mar comienza su trabajo infinito, tarde o temprano terminará convirtiéndose en arena fina y pilar.

Puede ocurrir también que los procesos aluviales penetren, muy suavemente la roca, dilatando, de tierna manera cualquier pequeño orificio que encuentre a su paso. La roca, (interesante reacción) agradece este gesto y deja, casi implora que la lluvia llene su interior, con lo cual las cavernas grutas, cuevas o furnias aparecen, siempre con una esbelta estalagmita dentro de sí.

Pero, un último y no por ello menos interesante proceso puede ocurrir. Si la roca se mantiene sedimentándose, en la cercanía de una intensa fuente de calor y es abrazada diariamente por otra roca (cuyo proceso litogénico carece de importancia), entonces y sólo entonces Kafka toma su parte. Las rocas cambian, bajo el efecto de la presión y la temperatura, adquiriendo nuevas cualidades metamórficas completamente diferentes a su estado anterior. Una sola diferencia es común en este proceso: las rocas, después de unirse y cambiar, aumentan su brillo.

5 comentarios:

Mir dijo...

Qué bien que has vuelto a escribir.
Un abrazo largo, grande, donde quepa tu corazón.

Mir.

luanna dijo...

io tengo un par de rocas que no me pertenecen, que han dejado de ser mías desde el instante mismo en que las tomé. un par de rocas que tienen destino distinto al de sus hermanas y están esperando por conocer-te.

Blue dijo...

Nunca fui buena en geografía y es raro, a mi madre siempre le gustó esa asignatura. Lo mío siempre fueron los libros de historia. Y no por esa absurda y romántica idea de que con "la historia viajas en el tiempo" no no no, siempre me sentí atraída por los nudos, los problemas, los conflictos, las resoluciones. En mi primer viaje a la Habana llevé mi libro de "Misterios Universales en la Historia" y lo iba leyendo mientras volaba en el avión. Al llegar al aeropuerto "alguien" me comentó que si tenía examen de historia y que por eso leía tal cosa. Realmente no, no es porque quien no conoce su historia corra el riesgo de repetirla. No. Es porque somos lo que hicimos, lo que vivimos. Y la historia me apasiona, no así la geografía.
No obstante, leer sobre las formaciones rocosas y sus evoluciones, ha sido interesante. Te mando un abrazo fuerte, cuidate flaco.

nicol dijo...

SEGUNDAMANO Coches de ocasión y de segunda mano

nicol dijo...

SEGUNDAMANO Coches de ocasión y de segunda mano